Make your own free website on Tripod.com

FUNDACIÓN UNIVERSIDAD DE BOGOTÁ

“JORGE TADEO LOZANO”

Unidad académica: Facultad de Humanidades

Profesor: Carlos Eduardo Sanabria B.

                              Algunas reglas de juego académico

Asistencia a clases y fechas de entregas

1.      Es recomendable que conozca el Reglamento estudiantil, en particular lo concerniente a asistencia a clase y al régimen de estímulos.

2.      Se espera la asistencia permanente de los estudiantes inscritos en las asignaturas. Independientemente del perjuicio académico, si no va a asistir a clase, informe al profesor de la asignatura con antelación. El profesor se reserva el derecho de aceptar actividades académicas de evaluación de la clase asignadas a estudiantes que incurran en fallas de asistencia o que sean entregadas extemporáneamente.

3.      Se asume el cumplimiento puntual y estricto de los horarios de clase.

4.      Las fechas de entregas de actividades académicas son definitivas. Si hay razones legítimas para que el estudiante entregue extemporáneamente los trabajos asignados, el profesor podrá tener en cuenta tales razones para aceptar o no aceptar estos trabajos.

Ejemplos de disculpas no válidas: “tengo mucho trabajo en otras asignaturas” (Rta.: Debió haber empezado a hacer su trabajo antes); “el computador borró el archivo del trabajo” (Rta.: Haga copias de seguridad de sus trabajos en disquetes); “la impresora se me dañó, se me bloqueó el computador, etc.” (Rta.: Hay cientos de papelerías alrededor de la Universidad que ofrecen servicio de impresión); “no entendí nada de las lecturas y/o no se me ocurrió ningún tema para mi trabajo” (Rta.: Lleve sus preguntas elaboradas a clase y asista al horario de atención a estudiantes). Por supuesto esta lista no agota las posibles disculpas ilegítimas que no serán tenidas en cuenta.

5.      La entrega en clase de trabajos calificados y la publicación de las notas parciales implican que los trabajos han sido entregados (Esto para evitar la hojarasca de trabajos no reclamados en los escritorios de los profesores).

Sobre la copia y el plagio

1.      Cualquier tipo de copia, en cualquier actividad académica, de trabajos de otros estudiantes se califica con cero (0).

2.      Según el Diccionario de la Lengua Española, una de las acepciones de plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. Ningún estudiante podrá presentar a título personal textos, imágenes, ideas o datos de ninguna otra persona, en ningún escrito académico. Esto quiere decir que si usted va a utilizar alguna propiedad intelectual ajena, tiene que citar correctamente las fuentes editoriales de la misma. Si no lo hace, la nota de la actividad académica será cero (0), y se informará a la Unidad Académica en la cual se encuentra matriculado. Si el estudiante reincide en plagio —y dependiendo de la gravedad del caso—, la nota definitiva será cero (0) y el caso será presentado al director de la Unidad Académica para iniciar un proceso de sanción disciplinaria, según lo contemplado en el Reglamento Estudiantil.

Criterios mínimos de las pruebas académicas

La siguiente es una descripción de algunos tipos de prueba académica, de los criterios mínimos de elaboración de los mismos y de los criterios de evaluación, que se pueden realizar para evaluar el desempeño de los estudiantes.

1. Comprobación de lecturas: Busca verificar que los estudiantes hayan estudiado (leído, analizado) las lecturas asignadas para una clase. Una manera de saber si se ha preparado adecuadamente un texto, es que luego de su lectura uno pueda identificar las ideas y los argumentos principales, pueda resumir el recorrido conceptual seguido por el autor y, ante todo, logre plantearle articuladamente al texto algunas preguntas. Las comprobaciones de lectura no requieren de aviso previo y versarán exclusivamente sobre los contenidos de las lecturas asignadas. Por tratarse de una “verificación”, este tipo de prueba académica se evalúa objetivamente contrastando las respuestas del estudiante con el texto base.

2. Parcial: Es una prueba académica sobre los contenidos de la asignatura cubiertos hasta el momento de su realización (Cubre las lecturas, las exposiciones, las discusiones y, en general, toda la información planteada en clase).

3. Exposición oral y memoria de la exposición: La exposición es una presentación ante la clase de un tema o lectura previamente preparado. La mejor manera de saber si se ha preparado bien una exposición, es si se logra resumir el tema, en un par de páginas escritas, señalando el mapa conceptual y argumentativo de la exposición misma (En esto último consiste la memoria de la exposición). Debe exponer la información de manera precisa y coherente (Una exposición que reprueba es la que consiste en la lectura vergonzante, frente a todos los asistentes, de fotocopias subrayadas). Es deseable que una exposición conste de: un resumen de las ideas principales y del camino argumentativo del tema y/o de la lectura; una selección de ideas principales sobre las cuales centrar el esfuerzo expositivo; unas preguntas finales, elaboradas y pertinentes, que abran la discusión en clase. También es deseable que toda la clase participe en la evaluación de las exposiciones, para fortalecer los compromisos de preparación de las exposiciones entre todos los participantes. Si es el caso, además de evaluar las partes señaladas, se puede tener en cuenta la utilización de apoyos audiovisuales pertinentes. La memoria de la exposición se evalúa según su utilidad y pertinencia para la exposición oral.

4. Protocolo: Es un escrito breve y analítico que tiene como propósito refrescar la memoria de los asistentes sobre los temas, los argumentos y conceptos y sobre las discusiones que tuvieron lugar en la clase inmediatamente anterior. Debe contener información sobre: fecha y hora de la clase, presentación de los temas y discusiones, argumentos sostenidos y discutidos, conclusiones acordadas y preguntas finales.

4. Ensayo:  Éste es un escrito que busca exponer los puntos de vista personales del estudiante sobre un tema específico, con base en un trabajo de creación, interpretación e investigación. Por lo general, se pedirá al estudiante que presente un prospecto o proyecto de ensayo, como fase preparatoria de la elaboración del mismo, y una primera versión que prevea con mayor detalle la elaboración definitiva del ensayo.

a.       Proyecto de ensayo: Es un escrito descriptivo que propone un asunto (tema, pregunta, hipótesis, suposición) a desarrollar posteriormente en el ensayo. Este escrito debe contener: título, descripción de lo que se propone desarrollar, argumentación básica y bibliografía básica primaria y complementaria sobre la cual prevé que se apoyará la investigación. En este tipo de actividad académica se evalúan, además del cumplimiento cuidadoso de estos contenidos mínimos, el esfuerzo argumentativo y la coherencia del proyecto.

b.      Ensayo: Escrito que busca exponer los puntos de vista personales del estudiante, sobre la base de un trabajo de creación, interpretación e investigación, sobre un tema específico.

Pautas generales para la elaboración de algunos textos

Los textos son como tejidos que entrelazan conceptos, ideas, argumentos, siguiendo un orden. Permiten que nos vinculemos unos con otros: estudiante y estudiante, profesor y estudiante. También nos entreteje con tradiciones pasadas y presentes, con autores ausentes o muertos que nos hablan a través de sus textos. Por supuesto, una posibilidad propia de los textos es que sean marañas que entorpezcan las capacidades vinculantes de los mismos. Por esto, se debe buscar tejer textos de manera clara, coherente y argumentada. Suponiendo que sólo se escribe bien lo que se piensa bien, la buena redacción (aquella que respeta la ortografía y la sintaxis) puede constituir un elemento de evaluación.

            A continuación se presentan algunas pautas para tener en cuenta en la elaboración de algunos tipos de textos.

Pautas para las exposiciones

1.      Es recomendable que los temas elegidos para la exposición sirvan como base para los temas que se desarrollarán en el ensayo final. El propósito de esto es que el estudiante tenga la oportunidad de pensar durante el semestre un problema específico. De este modo, tendrá la oportunidad de refinar y articular adecuadamente el problema y su posible desarrollo.

2.      Se debe entregar una copia escrita de la exposición a todos los participantes del curso el día de la presentación. El texto podrá ser leído o expuesto en clase, según la preferencia del ponente. Si el estudiante ha utilizado bibliografía secundaria que no está prevista en el programa de la asignatura, deberá presentar, con la suficiente anticipación, una lista de aquellos textos que considere pertinentes para la discusión de sus propuestas de interpretación de los textos básicos.

3.      El propósito de la exposición es formular en la forma más incisiva, clara y explícita los problemas e interrogantes que plantea el texto, a saber:

a.       Problemas explícitos o implícitos que el autor del texto base trata de resolver

b.      Dificultades de interpretación que el texto plantea

c.       Inquietudes propias que surjan a partir de la lectura del texto, ya sean presentadas en forma de problemas o de tesis de interpretación. En suma, el propósito de la exposición es servir como punto de partida para una subsiguiente discusión en la que todos los asistentes a clase participen.

4.      El expositor supone que todos los participantes hemos leído rigurosa y críticamente los textos base, así como las lecturas secundarias que ha sugerido para complementar sus propuestas. Es por tanto obligatorio que cada participante prepare las lecturas de manera que les permita llevar a clase también sus propias preguntas, problemas, interpretaciones e inquietudes.

5.      La mejor manera de hacer una primera aproximación a un texto es intentar hacer una división lo más clara y acertada posible del mismo, de manera que se nos expliciten la articulación y la coherencia del texto, con un hilo conductor claro. Esta división debe determinar en primera instancia cuáles son los propósitos del autor; en segundo lugar, ésta debe mostrar cuáles son los pasos que el autor sigue para lograr lo que ustedes han identificado como el propósito del texto; y en último lugar debe mostrar cuáles son las conclusiones (positivas o negativas) a las que llega.

Pautas para los protocolos

1.      El protocolo debe llevar un encabezamiento en el que se especifique el nombre del curso, la fecha de la exposición a la cual hace referencia, la fecha de lectura del mismo y el nombre de quien lo realiza. También se debe indicar el título del tema tratado de la sesión a la que corresponde y/o los textos sobre la cual versó.

2.      El protocolo, en primer lugar, debe elaborar un recuento de los temas tratados en la sesión correspondiente; en segundo lugar, debe indicar cuáles fueron los problemas a los que se intentó dar solución durante la discusión; por último, debe dejar planteados explícitamente cuáles fueron los interrogantes que quedaron abiertos.

3.      El propósito del protocolo es el de relacionar de manera ordenada y coherente el curso de la discusión teniendo en cuenta los aportes y contribuciones hechas por los participantes. En ningún caso debe ser el protocolo un resumen de la exposición escrita; es un documento en el que quedan consignadas las ideas expuestas durante el debate. Por esto, el autor del protocolo debe tratar de encontrar en la discusión un hilo conductor, aún en el caso en el que éste no sea evidente. En el protocolo, el autor también puede incluir sus propias críticas e ideas, ya sea acerca de la exposición o acerca de la discusión.

Pautas para la realización de un ensayo

1.      Antes de comenzar a redactar su ensayo, lea cuidadosamente los textos sobre los cuales versará. Identifique las ideas principales, el carácter y el propósito de los textos, para luego formularse un problema o una pregunta personal acerca de las ideas que allí se exponen. Tome una posición crítica frente al texto; esto le permitirá expresar sus propias ideas y aportar su propia interpretación del problema, sin dejarse guiar totalmente por lo que otros escriben.

2.      A la hora de elegir bibliografía complementaria, tenga en cuenta que ésta es sólo un instrumento para desarrollar y refinar su propia argumentación y sus opiniones. Hay que ser cuidadosos en la elección de la bibliografía complementaria: ésta tiene que servir unos propósitos muy claros y no presentarse simplemente como información desvinculada de los objetivos que usted se ha propuesto en su ensayo. No olvide, bajo ninguna circunstancia, reconocer explícitamente cuál es la fuente de las ideas que toma en préstamo de otros autores.

3.      El ensayo debe venir encabezado por un párrafo introductorio en el que se describa, con completa claridad, el propósito del trabajo, esto es, el problema, tema o interrogante que tratará de plantear, desarrollar y resolver. Este texto introductorio debe contener asimismo una descripción de los pasos que ha seguido para proponer su respuesta. De esto se puede inferir que la introducción debe ser, en el caso ideal, elaborada después de la redacción final del ensayo. Se recomienda en todo caso hacer una primera versión que le sirva de guía a la hora de comenzar a escribir.

4.      El trabajo debe incluir también unas conclusiones, en las que se expresen explícitamente y con claridad cuáles son los resultados a los que ha llegado en su búsqueda y cuáles son los interrogantes que han quedado abiertos. Las conclusiones no tienen que ser positivas. Recuerde que toda búsqueda auténtica está expuesta al fracaso;  sólo aquellas investigaciones que no responden a una verdadera voluntad de inquirir, o que simplemente reproducen respuestas que otros han elaborado, son inmunes al fracaso. La idea del ensayo es que usted elabore sus propios cuestionamientos, sus propias aproximaciones a una posible respuesta y su propia interpretación de los asuntos tratados. Por lo mismo, no basta decir cosas como “para terminar este ensayo quiero decir que no he llegado a una conclusión” o cosas parecidas; hay que decir por qué no pudo llegar a una conclusión, exponer razonadamente los interrogantes que quedaron abiertos y demostrar que se hizo una auténtica reflexión sobre el asunto tratado.

5.      Las siguientes son algunas consideraciones generales acerca del desarrollo del trabajo:

    1. Debe tratar de mantener una línea clara de argumentación o exposición y tener siempre en cuenta a dónde quiere llegar. No escriba, como se dice, por “asociación libre”. Cada párrafo, cada oración del ensayo, debe formar parte integral del todo. Como en toda actividad del pensamiento, en la elaboración de un ensayo es crucial la argumentación. No escriba oraciones que afirman una cosa sin decir por qué. También prevea posibles objeciones a sus tesis; esto hará más fuertes sus argumentos.
    2. Evite hacer saltos abruptos o escribir párrafos u oraciones que no están consecuentemente conectados con el hilo de sus ideas.
    3. No cite por citar. Todas las referencias textuales deben guardar relación con lo que usted está diciendo y ser por lo mismo pertinentes para aclarar, ampliar o sustentar sus propias ideas e interpretación de los textos. Nunca deje las citas aisladas como si éstas se explicaran por sí mismas. Al lector le es imposible adivinar cuál es la pertinencia de la cita si usted no la introduce adecuadamente y si no explica su papel.
    4. Recuerde distinguir muy bien cuál es su propia postura frente de las de los autores a los que acude. Hágale saber al lector cuándo está hablando a título propio y cuándo está hablando en nombre del autor, interpretando sus palabras.

6.      Si usted reproduce literalmente un texto no puede omitir las comillas ni la correspondiente referencia bibliográfica. Tal omisión lo hace incurrir en plagio. Si no se trata de una reproducción textual sino de una paráfrasis, también está en la obligación de declarar de dónde tomó las ideas.

7.      Los datos estadísticos, históricos o biográficos sólo son pertinentes si los comenta o si sirven algún propósito dentro del hilo de su argumentación: Recuerde que en muchos casos los datos de corte enciclopédico son superfluos, acríticos y no siempre son relevantes para la discusión e interpretación de los textos a los que nos veremos enfrentados. Siempre tenga un criterio claro a la hora de elegir la información que es pertinente para la discusión que específicamente nos concierne.

8.      Un par de recomendaciones generales:

a.       Cuando escriba su ensayo, no asuma que el lector sabe de lo que está hablando.

b.      Lea con atención su trabajo antes de la entrega definitiva; esto le evita presentar trabajos con errores obvios de ortografía o redacción.